Nuestras prioridades partidarias deben contemplar políticas y acciones que permitan que todos los habitantes de nuestro país vivan en un entorno urbano o rural sustentable. Necesitamos un desarrollo armónico que concilie las necesidades de vivienda, trabajo, comercio, cultura, recreación, salud, educación, seguridad, energía, servicios, transporte y todos los aspectos involucrados en la vida en sociedad. Además, estas necesidades deben compatibilizarse con los fines productivos, turísticos, de preservación ambiental del territorio, y valores comunitarios compartidos.

  1. Atribuir mayores responsabilidades a autoridades cuya labor se relacione con el uso y administración de áreas espaciales: Lo anterior debido a que la normativa sobre uso de suelos y bordes costeros es obsoleta, incoherente e incompleta (ejemplo es la compra de terreno agrario, que termina siendo utilizado con fines residenciales, irregularidad que es formalizada por Ministerio de Bienes Nacionales luego de 5 años)
  2. Crear un sistema de planificación integral del territorio: Este debe conciliar aspectos económicos, turísticos, sociales y ambientales, estandarizando parámetros de aprobación de gestión de uso de suelos, además de dictaminar un orden jerárquico de las normas involucradas en el derecho urbanístico. Esto permitirá evitar el desarrollo desigual de distintas comunas en términos de concentración comercial, densificación demográfica y residencial.
  3. Crear instancias de participación ciudadana en la normativa de planificación municipal: Como Ciudadanos hemos observado instancias de consultas ciudadanas exitosas en diversos municipios promovidas a través de la ley N° 20.500 Sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública11. Si bien la ciudadanía está habilitada para participar, y es representada por concejales a la hora de decidir sobre elementos de planificación comunal, creemos que debiese existir una participación más activa que permita a los Ciudadanos ser responsables con su entorno.
  4. Fomentar la educación cívica para el cuidado del medioambiente: Como Ciudadanos nos identificamos con el cuidado del entorno, barrios y comunidades que debido a la falta de educación y conciencia cívica se han visto deteriorados. Por eso proponemos realizar una campaña publicitaria que promueva el respeto por el medio ambiente, el cuidado de ciudades y del entorno.
  5. Aumentar las sanciones para delitos que empobrecen y vuelven inseguros nuestros barrios: No solo la contaminación ha sido la responsable de empobrecer nuestros barrios. Actos delictuales como el rayado de murallas son indicadores de inseguridad para la población12. Por eso proponemos aumentar las sanciones y multas asociadas para quienes acumulen o boten basura o escombros en espacios y vías públicas. A la vez, creemos necesario impulsar una política de reciclaje que involucre tanto a la alta industria como a la comunidad, propuesta que ayudaría a disminuir la contaminación residual existente en nuestro país.
  6. Descentralizar Chile: Existe un desarrollo desequilibrado del país que se caracteriza por una gran concentración de población, recursos, poder político y económico en Santiago en desmedro de las regiones13. Por eso proponemos descentralizar la autoridad entregada a la administración central en relación a las regiones, fortaleciendo la figura de autoridades regionales y provinciales, iniciativa que debe incluir reinvertir un porcentaje de la producción, promoviendo planes de industrialización y de desarrollo económico a nivel regional (se debe estudiar la posibilidad de instaurar un modelo Federal de distribución y gobernanza territorial).
  7. Fomentar la inversión industrial y empresarial con foco en la eficiencia energética en viviendas urbanas y rurales: Conscientes de los problemas energéticos que nuestro país enfrenta proponemos cambios en la regulación de las empresas de distribución de energía. En particular se indica: i) remover el desincentivo que tienen las distribuidoras a la eficiencia energética con el desacoplamiento de ingresos de ventas; ii) entregar incentivos a las distribuidoras para que promuevan de manera medible y verificable la eficiencia energética para los hogares en sus redes; iii) modernizar el marco regulatorio para incentivar la integración de nuevas tecnologías que sean técnica y económicamente factibles, tales como medidores inteligentes, control de la demanda y almacenamiento.
  8. Mitigar las barreras financieras para permitir la integración de nuevas tecnologías eficientes a los hogares: a través de créditos dedicados, franquicias tributarias, hipotecas verdes y otros instrumentos, a través del Estado y la banca privada, con el fin de reemplazar el uso de energías altamente contaminantes.
  9. Fomentar el compromiso ciudadano en el desarrollo de sectores productivos: Lo anterior basado en la necesidad de impulsar criterios de “valor social compartido” (desarrollo de proyectos productivos con beneficios a la comunidad), además de fortalecer programas participativos de mejoramiento de barrios, con el fin de aumentar el número de áreas verdes, recreativas y culturales.