Chile ha evolucionado hacia una sociedad de integrantes más individualistas, exigentes, demandantes de prestaciones, pero que muchas veces no está interesada en deberes.

Para Ciudadanos, los derechos suponen deberes para su ejercicio. Así, exigir calidad de la gestión política supone participación responsable, reclamar seguridad, calidad de la prestación de los servicios públicos estatales, protección de los derechos fundamentales, etc., impone el cumplimiento de deberes que van desde la participación pacífica y responsable en los eventos masivos de reunión popular, el pago oportuno y completo de los tributos que financian las actividades estatales indelegables en las agrupaciones intermedias, etc.

  1. Mejorar la Constitución: Creemos que Chile no requiere una nueva Constitución sino una mejor Constitución: No debemos partir de cero. Esta es una demanda que sostienen élites académicas que no siempre están en sintonía con los ánimos ni con las urgencias de la sociedad. Lo que creemos es que Chile requiere una MEJOR Constitución, realizando las enmiendas necesarias, algunas de ellas ligadas con su origen, pero de una manera consensuada y a través de la institucionalidad pertinente (parlamento).
  2. Reconocer el carácter inviolable de la dignidad humana en la Constitución implica, necesariamente, reconocer la diversidad étnica de la nación chilena: Debemos afirmar el carácter unitario y multicultural de nuestra nación que incluye a ciudadanos pertenecientes a los pueblos Aymara, Quechua, Atacameño, Rapa Nui, Mapuche, entre otros.
  3. Valorar la igualdad: Esto lo entendemos no solo como la proscripción de todo tipo de diferencias arbitrarias, sean fruto de la acción pública o privada, sino que también como un mandato para que el Estado emprenda planes y políticas para erradicar las situaciones que permiten o facilitan la discriminación. Nos debe preocupar y debemos hacer los esfuerzos necesarios para superar la situación estructural de inequidad que existe entre hombres y mujeres en Chile. Es urgente dar eficacia a los preceptos que reconocen y cautelan la igualdad de hombres y mujeres ante la ley, imponiendo al legislador la adopción de políticas de acción afirmativa que promuevan eficazmente la igualdad de género.
  4. Garantizar la Libertad religiosa: Creemos que Chile debe reconocer de manera categórica el derecho de toda persona a la libertad de pensamiento y el ejercicio más pleno y libre de todos los cultos, con excepción de aquellos que se opongan al respeto de la dignidad humana, promuevan alguna clase de discriminación o faciliten o sean constitutivos de delitos. El Estado debe asumir su carácter laico y nunca debe privilegiar la acción de una determinada creencia por sobre otra.
  5. Asegurar el Derecho de propiedad: En Ciudadanos consideramos que el Derecho de Propiedad es un Derecho Fundamental que debe recibir protección robusta, tal y como lo hace la Constitución actual. Se trata de una libertad valiosa, esencial para la convivencia armónica de la sociedad chilena. La experiencia histórica demuestra que cuando se ha desprotegido el derecho de propiedad, la convivencia entre los chilenos y su desenvolvimiento económico y social se han vuelto dramáticamente tambaleantes.
  6. Garantizar el Derecho a la Educación y Libertad de Enseñanza: Decimos muy enfáticamente que la educación es un derecho fundamental. Y por eso el Estado tiene el deber de garantizar un sistema gratuito y de calidad para los niveles pre escolar, primario y secundario. Desde el punto de vista de la sociedad, la educación es la práctica social esencial que permite transmitir la información y los valores que, junto con dar identidad a la comunidad, le permitirá a ésta superar los desafíos que le toca enfrentar.
  7. Asegurar el Derecho a la salud: Para Ciudadanos todas las personas deben gozar del derecho a disfrutar del más alto nivel de salud, física y mental. El Estado tiene una responsabilidad preferente en la protección de este derecho por medio de una red y sistema público eficiente y de calidad para todo el territorio del país.
  8. Aumentar los Derechos de los trabajadores: Es indispensable reconocer la importancia que tiene el trabajo para las personas. Su ausencia dificulta la vida en sociedad, resta armonía a sus integrantes, entorpece la integración y aún más, afecta la salud física y mental de quienes están sin trabajo. Por eso creemos que los trabajadores deben tener el derecho a organizarse libremente. La afiliación sindical es un derecho, tanto en cuanto libertad para incorporarse a un sindicato o no hacerlo, como en cuanto a libertad para que los trabajadores puedan conformar sindicatos fuertes y que éstos puedan llevar adelante, sin entorpecimiento, sus tareas propias.
  9. Asegurar el derecho universal a la seguridad social: Sin perjuicio de la libertad del legislador para configurar en concreto el sistema previsional, compromete al Estado a garantizar a todas las personas, a través de la solidaridad, el acceso a pensiones mínimas de vejez e invalidez suficientes para una subsistencia digna, hayan hecho o no contribuciones o ahorros. Corresponde a la ley establecer cobertura para las contingencias de maternidad, enfermedad y cesantía.
  10. Garantizar el derecho de todas las personas a vivir en un medio ambiente adecuado y la protección de la Naturaleza: Corresponde a la ley identificar las bases a partir de las cuales se definen los umbrales máximos de contaminación tolerada (normas de emisión y normas de calidad), así como el enunciado de lugares, recursos y especies protegidas. Deben existir acciones judiciales eficaces para tutelar estos derechos. El Estado debe comprometerse a impulsar y apoyar acciones internacionales colectivas que contribuyan a enfrentar los fenómenos globales de deterioro del planeta.
  11. Ampliar los alcances del Recurso o Acción Constitucional de Protección: Este ha sido el instrumento idóneo para reclamar, de urgencia y en modo de tutela, contra actos u omisiones ilegales o arbitrarios que afecten el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales reconocidos en la Carta Fundamental. Su perfeccionamiento, ampliándolo quizá a otros derechos que aquellos actualmente garantizados, podrá ser una meta que justifique ser evaluada.
  12. Robustecer la libertad de expresión: Para esto se debe declarar expresamente que ésta se garantiza tanto por el valor como por su relevancia para el funcionamiento del régimen político. A la vez, en un mundo interconectado, marcado por la intensa penetración de los medios de comunicación y la tecnología digital, debemos prestar atención a la protección de los derechos a la honra y a la vida privada, incorporando el reconocimiento a los derechos a la propia imagen y a la autodeterminación informativa.
  13. Garantizar la Igualdad ante la ley: El orden jurídico debe ser categórico en cuanto a que el reconocimiento de los derechos fundamentales no solo alcanza a los chilenos, sino que a todas las personas que viven en el país, sean nacionales o extranjeros. La Constitución protege a todas las personas en sus derechos y obliga al Estado, a sus órganos y agentes, razón por la que no podrá ser legítima cualquier discriminación que se funde en el origen nacional, la raza, preferencias sexuales o las creencias de las personas. Lo expuesto no obsta a que Chile pueda, como cualquier otro país, establecer requisitos para el ingreso y la residencia de extranjeros.
  14. Aprobar la despenalización del aborto en tres causales: Apoyamos la despenalización del aborto en concordancia con la creencia de la libertad reproductiva de la mujer y su autonomía. Por lo anterior apoyamos el Proyecto de Ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales: (I) peligro para la vida de la mujer; (II) inviabilidad fetal; (III) embarazo por violación.
  15. Garantizar la Igualdad de género: Las mujeres en Chile ganan un 31,6% menos que los hombres por hacer el mismo trabajo. Peor aún: la participación laboral femenina es casi inexistente en altos cargos públicos, gerencias, mundo académico, etc. En ciudadanos creemos que esta discriminación debe terminar. Como partido apoyaremos todas las instancias donde este proceso pueda revertirse, sea apoyando (o votando) leyes que avancen en temáticas de inequidad de género, participando en paneles sobre el tema y desarrollando una defensa corporativa contra estos problemas.
  16. Fomentar la Educación no sexista: Nos adherimos a las demandas que exigen una educación no sexista para los y las estudiantes chilenos, luchando contra el currículum oculto, la discriminación por géneros, la perpetuación de estereotipos que condicionan el aprender de niños y niñas desde su más temprana formación. En Ciudadanos creemos que para terminar con la inequidad de género la educación juega un papel principal y es en nuestras aulas donde la formación sexista se potencia, incluso de manera inconsciente.
  17. Mejorar las políticas de Inmigración: Conscientes de los desafíos que la población inmigrante debe sortear al interior de nuestras fronteras, proponemos: (I) crear políticas públicas enfocadas a la integración de extranjeros en todas las áreas posibles, así como también controlar quiénes entran al país de manera más efectiva. Las políticas públicas deben abordar las problemáticas de empleabilidad, acceso a vivienda digna y salud; (II) Modernizar la legislación relacionada con la Inmigración, cautelando el orden público y los intereses generales del país de modo de evitar el contrabando de personas, bienes y especies prohibidas por los tratados internacionales; (III) Potenciar desde la educación pre básica, básica y media el respeto hacia el migrante, enfatizando las diferencias y semejanzas de otras culturas con la nuestra, informando sobre los efectos positivos que trae la inmigración cuando es llevada a cabo de manera controlada, bien planificada y ejecutada; (IV) Instruir en especial a quienes tratan día a día con inmigrantes, para hacer la comunicación entre Estado y sociedad e inmigrantes, más clara y cercana;
  18. Respetar a los pueblos originarios: Chile debe hacerse cargo de su historia y de su responsabilidad ante los pueblos originarios ante el resto del mundo, para lo que creemos prioritario: (I) Potenciar desde la educación pre básica, básica y media el respeto a los pueblos originarios, sus costumbres e historia, como parte fundamental de nuestra identidad; (II) Profundizar la aplicación del Convenio 169 y avanzar hacia un modo pluricultural de administración de los territorios demandados (III) En cuanto a la integración de estos en asuntos públicos, las cuotas parlamentarias para pueblos originarios podrían ayudar a fomentar el respeto hacia los pueblos originarios; y (IV) finalmente se vuelve necesario un replanteamiento del trato a la violencia en la Región de la Araucanía como un problema meramente delictual, y efectuar modificaciones a la normativa contenida en la Ley antiterrorista, que no garantiza el respeto de ciertas garantías constitucionales, entre ellas: el debido proceso.