fbpx
Ciudadanos Somos Todos

Liberación de ahorros previsionales: un vistazo a las diferentes posturas

Davor MimicaJulio 17, 2020

En plena discusión se encuentra la posibilidad de utilizar los ahorros previsionales como una herramienta más para enfrentar la actual crisis económica derivada de la pandemia que nos afecta. Incluso, existe la propuesta concreta, que suma adeptos día a día, de liberar un 10% de dichos ahorros para que las personas puedan disponer libremente de ellos, en caso de necesitarlos. Pero como suele suceder, la discusión se conduce desde extremos bastante cerrados a la divergencia, que no parecen estar evaluando la situación en todos sus bemoles.

Primero, otorguémosle un punto a quienes se oponen a tal idea: utilizar fondos previsionales como recurso disponible para darle un alivio a las familias durante una crisis económica normal, es demasiado costoso y muy poco efectivo si el objetivo es ayudar principalmente a quienes más lo necesitan. Y es que cada peso retirado años antes de jubilar implica dejar de tener más que ese peso a la hora de la jubilación. Es pan para hoy a cambio de varios panes menos para mañana. Y si consideramos que a lo largo de la vida laboral viviremos varias crisis económicas, hacer costumbre el retiro, cada cierto número de años, de parte de los ahorros previsionales, terminará aniquilando las pensiones futuras. En estas circunstancias, siempre será mejor un aporte público, incluso a costa de deuda, para satisfacer las urgencias inmediatas derivadas de una crisis.

Por otra parte, además de costosa, la medida es poco efectiva justamente por las falencias de nuestro sistema previsional: los ahorros están concentrados generalmente en quienes tienen mayores ingresos, pero no sólo por causa de los ingresos. También por lagunas de empleabilidad, formalidad de los empleos y diferente capacidad de ahorro previsional voluntario. Quienes ganan más, suelen ahorrar mucho más en el largo plazo. Por ello, facultar el retiro de un 10% de las pensiones, sería entregar un aporte muy significativo a quienes tienen más, y muy pequeño o incluso nulo, a quienes tienen menos y viven las mayores urgencias (desde el desempleo hasta el hambre). Otra razón, sin duda, para privilegiar aportes públicos de origen tributario. Por último, si se piensa en posteriormente devolver los ahorros retirados, el aporte público diferenciado sería nuevamente favorable para quienes tienen más.

En las antípodas, atendiendo a los argumentos de quienes están a favor de retirar parte de las pensiones, habría que concederles que esta no es una crisis económica normal. La pandemia es global, y es la mayor en impacto sanitario, social y económico en al menos un siglo. Uno pudiera esgrimir el argumento de que por única vez en nuestras vidas, se justifican medidas extraordinarias. Y si bien por lo explicado antes, los ahorros de las pensiones son un pésimo lugar desde el cual obtener dinero para la supervivencia de quienes más lo necesitan, bien puede ser un lugar mejor que obtener recursos de fondos destinados a la recuperación económica, una vez que hayamos pasado lo peor de la pandemia, sobre todo si Chile ya está llegando a niveles peligrosos de deuda. La medida propuesta puede constituir una ayuda efectiva para ciertas personas de clase media, que estén dispuestas a luego devolver esos recursos obtenidos con cargo a sus propios ahorros, o a posponer su jubilación, en la línea de lo propuesto por Joseph Ramos.

Lo importante es que no cualquier forma de usar los ahorros previsionales es positiva. La mayoría de sus posibles usos en la actual emergencia podría generar más daño que bien. Pero por la envergadura de la crisis, debemos estar abiertos a utilizar el recurso o, al menos, a conversar sobre el tema sin tapujos. El cerrarse a todo evento, sólo logra deslegitimar aún más el sentido de propiedad que las personas tienen en relación a sus ahorros previsionales. Entre no poder utilizarlos para nada cuando más se necesitan y darlos completamente por perdidos, hay un solo paso que abre la puerta a modelos populistas y dañinos a corto, mediano y largo plazo. Y en tiempos en que Chile, tal como buena parte del mundo, verá mayores niveles de deuda pública, eso es lo que menos necesitamos. Una discusión más abierta y honesta, en cambio, puede ser útil para encontrar mejores soluciones a la urgencia que hoy nos asola, sin hipotecar nuestro futuro más allá de lo conveniente.

Davor Mimica
Twitter
Ingeniero y Consejero Nacional

No te pierdas las novedades y actividades del partido

Síguenos y juntos hagamos correr la voz
Partido CiudadanosPortal Transparencia
Brium
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram