fbpx

Falta poco para que Chile pueda escribir una nueva constitución, por eso #YoApruebo 

Tiempo restante...

Ciudadanos Somos Todos

Las dádivas de la pandemia

Maria Ignacia GómezAbril 15, 2020

El Covid-19 llegó a enfrentarnos con la soledad del aislamiento y con la posibilidad de la muerte, dos asuntos que como sociedad teníamos “confinados” al ámbito de la negación. Sin embargo, aprender a estar solos, así como a convivir con la sombra de ese destino que a todos nos espera, y que es realmente la única certeza que tenemos al momento de nacer -es decir, que algún día dejaremos de existir-, son ambas experiencias humanas de una riqueza inconmensurable.

Los indicadores y también las imágenes satelitales dan cuenta de que los niveles de contaminación han bajado en las grandes urbes del mundo entero. La fauna, asimismo, ha comenzado a circular con mayor libertad. Hemos visto pumas y cóndores en Santiago, ciervos ocupando las avenidas de algunas ciudades del sur de Argentina, animales que se creían extintos circulando por las solitarias calles de India. Y así un largo suma y sigue.

Todos los anteriores son algunos de los “regalos” que nos ha traído este virus poco familiar y contagioso. Pero hay más. En Chile, el Covid-19, precedido de un estallido social, ha ayudado a poner un foco especial en los más vulnerables. Quizás la mayor dádiva de esta pandemia ha sido el protagonismo de los que nunca son protagonistas.

Sin la certeza de los datos duros, podemos percibir que prevalece a nivel mediático y social una preocupación profunda, que toma la forma de la premura, la exigencia y el grito desesperado. Un clamor por la dignidad de otros, que busca que la esquiva billetera fiscal se aboque hacia aquellas personas más frágiles de nuestra sociedad, esas que no tienen los medios para valerse por sí mismas. Hablamos de adultos mayores, de personas que viven en pobreza o en situación de calle; de quienes habitan campamentos, de los que no tienen acceso a agua potable o servicios básicos, de los que dependen de la JUNJI para alimentar a sus hijos, de aquellos que no tienen acceso a Internet ni computadores para dar curso a la educación online o no cuentan con preparación suficiente como para ser apoyo de niños llenos de dudas, en un proceso de aprendizaje sui generis. Todos ellos se han vuelto los personajes principales de páginas de diarios, informativos de televisión, redes sociales. Son los motores de la angustia y del petitorio extendido a lo largo y ancho del país.

Las acciones gubernamentales siempre van un paso más atrás, es cierto, pero no perdemos la confianza en que la protección del Estado recaiga, esta vez, sobre el más débil y no solo sobre el más fuerte. Y que este protagonismo que ha conquistado la vulnerabilidad nacional, no se vea confinado nuevamente, pasada la crisis sanitaria, a un espacio de negación, adornado con jaguares e índices OCDE.

Etiquetas:
Maria Ignacia Gómez
Twitter
Abogada de la Universidad Diego Portales, Magister en Derecho Económico de la Universidad de Chile - Presidenta de Ciudadanos

No te pierdas las novedades y actividades del partido

Síguenos y juntos hagamos correr la voz
Partido CiudadanosPortal Transparencia
Brium
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram